viernes, 18 de mayo de 2018

VINÍLOCO - Programa del jueves 17 de mayo de 2018


Nueva edición de Viníloco con:

- Michel Noher nos habló de "El hijo eterno", su gran unipersonal en el CC San Martín y de su trabajo en la TV con "100 Días para Enamorarse".
- Hablamos con Edy del Pópolo, uno de los creadores del "mejor vino argentino", según el prestigioso crítico inglés Tim Atkin.
- Pilar Gamboa cuenta del estreno de "Las Vegas".
- Conocimos a Vendimiario, el vino solidario que ya lleva recaudados 500.000 para escuelas rurales.
- Enoturismo: Cabañas Miraluna, un hotel dentro de una bodega.
- Como todos los programas: ¡Vinilos y vinos de regalo! Y agenda, libros, recomendaciones... ¡Locura!

viernes, 11 de mayo de 2018

VINÍLOCO - Programa del jueves 10 de mayo de 2018


Programa prohibido por el COMFER (?):

- Vino Eddie Fitte, puso un vinilo HORRIBLE, se tomó todo el vino y rompió el récord de puteadas de la Negra Vernaci hablando de periodismo, medios, libros y actualidad. 

- Hablamos con Científicos del Palo sobre rock y conciencia política. 

- Conocimos los vinos de Leo Messi. 

- El Malbec tiene bandera propia:¡Aguanten los trapos! 

- Regalamos vinilo y vino, gentilezas de Zivals y Trapiche. 

- Y maaaaaás.



viernes, 4 de mayo de 2018

VINÍLOCO - Programa del jueves 3 de mayo de 2018



Quinto programa de VINÍLOCO con todo:

- Vino Diego Golombek a poner su vinilo favorito, nos llenó la cabeza de ciencia y, encima, ¡nos guitarreó en vivo!

- Hablamos de música con Javier Malosetti y de cine con Demián Rugna, director del film argentino "Aterrados".

- Maridajes: el capo de La Goulue nos deleitó con sus chocolates con vino.

- Seguimos sorteando vinilos y vinos. ¡Y más, y más!


viernes, 27 de abril de 2018

VINÍLOCO: Programa del jueves 26 de abril



Otra noche de música y vinos en Radio Con Vos. 

- Vino el dirigente Fernando "Chino" Navarro. Hablamos de actualidad y peronismo, tiró opiniones filosas, recordó una linda historia de vida y armó un descalabro con vinilos del tiempo del ñaupa que trajo entre recuerdos y anécdotas. 

- Terminamos el mes del Malbec con una fiesta que propone la gente de Vinos Al Río en Tigre. 

- Conversamos con uno de los organizadores de la iniciativa para votar "Las 7 Maravillas Naturales de la Argentina". 

- Cerramos una "noche peronista" con... ¡vino peronista! Hablamos con Herbert Ditsch, creador de "El Justicialista", el "primer vino político". Atentos a los palos que le pega a la industria... 

- Recomendamos el libro "Pequeños Fracasos", del periodista Eduardo Fabregat. 

- ¡Y más! ¡Salú!





viernes, 20 de abril de 2018

VINÍLOCO: Programa del jueves 19 de abril




Un VINÍLOCO con todo: 

- Entrevistamos a Alejandro Montiel, director de "Perdida", en su noche de estreno.

- Vino el periodista Hugo Alconada Mon, puso un vinilo de Soda Stereo y habló de TODO. Cómo investigó los casos Siemens, Antonini Wilson, Hotesur, Panama Papers y Ciccone con anécdotas y situaciones de película. Una charla aleccionadora, donde no vas a dejar de sorprenderte con el backstage de los casos de corrupción más importantes de los últimos años en la Argentina.

- En la semana del Malbec: ¿Qué es el Malbec y con qué se come? Hablan un enólogo y un chef internacional. 

- Jugamos a #AdivinaElVinilo para el sorteo de un vino ¡y un vinilo! 

- Y mucho más. Dos horas imperdibles.

viernes, 13 de abril de 2018

Bienvenidos a VINÍLOCO




¡Uy, cuánto tiempo sin publicar nada! Es que anduvimos atareados con muchos cambios. Uno de ellos es haber arrancado con VINÍLOCO, nuevo programa por Radio Con Vos (FM 89.9) que tengo el orgullo de conducir todos los jueves a las 22 junto a mi amiga y periodista, Lucrecia Bullrich.
VINÍLOCO es un espacio de placeres: hablamos de música, cine, viajes, gastronomía, recitales, televisión, libros y mucho más, atravesando esa charla con dos pasiones: El vino, compañero de noches, encuentros y diversión, y la música en formato vinilo.
Además de notas, informes, historias y juegos, cada programa tiene un invitado que trae su vinilo favorito para pasarlo mientras lo entrevistamos, acompañando esa reunión con ricos varietales.
Acá los dejo con los primeros programas. Espero los disfruten y ¡salú!


miércoles, 4 de octubre de 2017

Entrevista a Andy Muschietti

Tuve el placer de entrevistar al director de IT, film de terror sensación del año, que en su paso por la Argentina visitó los estudios de FM 100.




miércoles, 1 de febrero de 2017

50 años de rock nacional: habla la nueva guardia (última parte)

En este cierre del especial, tienen la voz Diosque, Blazer, Parque Fantasma, Serfers y Atrás Hay Truenos.


Se fue el año en que el rock argentino celebró sus cinco décadas y en el que en Generación B realizamos un ciclo para escuchar la opinión que los nuevos artistas tienen sobre el estado actual de nuestra escena musical.
A lo largo de diez entregas, pasaron más de 40 bandas y solistas, entre ellos Marilina BertoldiBándalos ChinosSambaraBestia BebéUtopiansSurfistas del SistemaValle de MuñecasIndiosRayos Láser, Octafonic, Científicos del PaloBarcoAcorazado Potemkin Támesis, entre muchos otros. A todos, el más profundo agradecimiento por participar.
En este capítulo final, hablan Diosque, Joaquín Rovagnati (Blazer), Guillermo Ibarra (Parque Fantasma), Sergio Bufi (Serfers) y Roberto Aleandri (Atrás Hay Truenos).


Transcurridos 50 años de rock nacional, ¿qué opinión tienen sobre el estado actual de la escena local?
Blazer: El rock argentino siempre tuvo mucho peso en América Latina y también en el mundo. Estos primeros 50 años los marcaron los pioneros como Charly, Luca, Spinetta, Pappo, iconos argentinos con los que más nos sentimos representados, porque se adueñaron del rock de afuera y supieron hacerlo suyo para marcar un rumbo.
Con el tiempo, los desafíos y los tiempos fueron variando. Hoy se vive un prejuicio o falta de oportunidad hacia las bandas emergentes que están renovando la escena local. La gente es cómoda y se fue acostumbrando a escuchar siempre lo mismo, desaparecieron de a poco las ganas de ir a ver bandas y artistas nuevos. De todos modos, eso está cambiando: están naciendo bandas, géneros y estilos que, quizás, hace unos años, no se veía en la escena y el público se está acercando cada vez más.
Hace un tiempo, las bandas tenían que pagar hasta la comida para poder tocar en el lugar. Las pocas puertas hicieron que los grupos emergentes desarrollaran profesionalidad para poder salir a tocar y, de a poco, se empieza a dar vuelta la historia. Falta mejorarlo, pero de a poco las bandas son más valoradas.

Parque Fantasma: Hoy hay muchas bandas buenísimas, no sabemos si alguna vez en nuestra historia hubo tantas y tan buenas al mismo tiempo. Notamos que uno de los problemas más grandes es el acceso a los medios de comunicación masivos para llegar a más gente y que se enteren de lo que está pasando. Pero, bueno; suponemos que con el tiempo va a empezar a suceder.
Los medios de difusión, de a poco, se están modernizando y amigando con las bandas emergentes y están dando lugar a estos nuevos proyectos. Los pequeños medios independientes hoy están jugando un papel muy importante, pero la oferta de entretenimiento es enorme y el público está bombardeado todo el tiempo con mucha información. Por eso, el arte se tiene que reinventar todo el tiempo y encontrar nuevas formas de llegar. Lo importante para nosotros es no resignar nuestra esencia en pos de competir con la pavada del momento. Por otra parte, la perseverancia es una de las fortalezas del artista, una gran virtud en un mundo donde todo tiene que tener un éxito inmediato o, de lo contario, no sirve. Cuando pasen las modas y furores vamos a seguir estando acá.
Diosque: La música argentina, tanto el rock como otros diversos estilos musicales, siempre ha sido inquieta e interesante. Para mí, nunca ha habido una década en donde no pase nada. Es más: creo que ahora estamos en un gran momento, sobre todo para el under o indie. Digo gran momento porque pienso que las barreras enormes que separaban al under del mainstream están desapareciendo. Los tiempos que corren nos ayudan a cambiar eso. Esa es la virtud del momento, aparte de que los artistas, cuando uno lo es de verdad, buscan hacer el bien. Respecto a las miserias, siempre va haber algo miserable en este mundo: pasa en el rock inglés, estadounidense y, por supuesto acá; el negocio vacío de contenido y la demagogia, por ejemplo. 

Atrás Hay Truenos: Consideramos que estamos en un gran momento de la música nacional y del mundo. No solo en el rock. Internet ha propiciado que miles y miles de proyectos autogestionados salgan a luz y estén a nuestro alcance. Hay tanta música y tantas cosas por ver y escuchar que es inabarcable. Será cuestión de que pase el tiempo para  poder mirar hacia atrás y tener una visión más global de todo lo que está sucediendo. 
El rock como cultura se ha expandido, ya salió de la caja cuadrada donde estaba, sucio y autodestruido. La cultura del rock es ahora más amplia y es parte de una revolución, de lo nuevo.
Las miserias de la escena creo que son las de siempre. Los grandes medios y mercados hacen vista para otro lado y ponen sus maquinarias gigantes a trabajar para cosas y productos, solo les importa el dinero. Ponen en las radios y la televisión a Chano, Tan Biónica, Lali Espósito, Tini Stoessel o a tantos otros productos malignos para el mundo y dejan de lado esta gran y hermosa revolución que está ocurriendo ahora mismo.


Serfers: Considero que hay que trabajar intensamente para volver a encontrar un sonido que nos represente, esa identidad artística tan importante que se perdió. Muchos la buscan y otros, simplemente, no lo tienen como premisa. Principalmente, hay que dejar de hacer las cosas como otros ya las hicieron: hay que jugársela por refrescar el sonido y, líricamente, ahondar temáticas variadas y originales. Entiendo que es una búsqueda difícil y que estamos fuertemente influenciados por nuestros artistas favoritos, pero es hora de jugársela y cambiarle la cara al rock en castellano para que vuelva a ser poderoso. Hoy podés grabar un disco en tu casa y difundirlo virtualmente en las redes: no hay excusas, hay que ser uno mismo.

¿Se sienten parte de una generación de artistas, de un conjunto de músicos representativo de un momento del país?
Diosque: Claro que sí. Hace mucho que venimos haciendo camino, no cabe duda en, al menos yo, creer eso. Particularmente, siento identificación con Michael Mike, Banda de Turistas, OK Pirámides y Guazuncho, por ejemplo.

Blazer: Nos pone muy contentos la cantidad de buenas bandas que están surgiendo y ganándose un lugar en el rock local. Nos sentimos bastante representados con Eruca Sativa, porque abrieron nuevamente las puertas del hard rock; Octafonic, porque al igual que nosotros apuesta a hacer música en inglés; Carajo marca el norte hacia dónde tienen que ir las bandas en cuanto a sonido, producción en vivo y autogestión. Además, grupos de nuestra camada como Huevo, que nos gusta mucho porque son grandes músicos y hacen tremenda música; Soldadores, Todo Aparenta Normal, Marilina Bertoldi, To Die, In Corp Sanctis y muchísimas más.
Quizás no son bandas que tienen un estilo parecido al nuestro, pero hoy la idea de compartir distintos géneros se está viviendo con mayor intensidad, por eso se puede ver más festivales, más playlists y otras maneras de escuchar y apreciar la música. Hoy un metalero se sienta al lado de un rastaman a escuchar una banda de punk y está todo más que bien. Eso para nosotros es evolución y está buenísimo. Algunos lo miran con miedo; nosotros los miramos como un cambio en el cual hay que saber adaptarse y aprender a vivir. La música sigue y seguirá siendo música. 

Parque Fantasma: Creemos que unas de las cuestiones más revolucionarias hoy, en cuanto a la música, es cómo se fue modificando el rol del artista. Por la necesidad de generar espacios nos fuimos transformando en nuestros propios gestores culturales. Por suerte, a las nuevas generaciones no se les caen los anillos a la hora de grabar discos en sus casas, producir los videos propios, y armar fechas o festivales. En ese sentido, la colaboración y la camaradería están en franco crecimiento. Bandas amigas, como Jueves de Cine, Nidos o Mes de Mayo, son grandes colaboradores y colegas. La adversidad, a veces, genera unión y cooperación, por suerte. Siempre están los piolas que se aprovechan de eso o que siguen siendo individualistas; es una lástima, pero seguramente se van a ir dando cuenta que trabajando en equipo podemos hacer grandes cosas.


Atrás Hay Truenos: Tenemos la suerte de estar rodeados de músicos y personas que admiramos, tanto por su arte como por su forma de hacer las cosas, la manera en que se lleva adelante y el acto de compartirlo con el mundo. Eso nos hace sentir parte de un colectivo de artistas con una misma visión de la belleza y ser parte de eso, de esta nueva era.
Es un momento donde hay muchas escenas distintas. Nosotros y muchos artistas más, independientemente del género musical, nos movemos con libertad por las etiquetas y los distintos movimientos. Lo más importante es la música, la expresión, la manera en cómo se lleva adelante y lo que el artista deja en su obra.

Serfers: Hay bandas que logran romper con los moldes y proyectarse hacia el futuro siendo vanguardistas y fusionando. Es el caso de Catupecu Machu, Dietrich y varias más que desafían una ortodoxia preestablecida. En nuestro caso, estamos adentrados en esa búsqueda y seguiremos en ese camino.

¿Qué bandas nacionales creen que pueden tener un lugar destacado en la escena en los próximos años y por qué?

Blazer: ¡Muchas! Y cada vez más. Con el fácil acceso que hay ahora para escuchar música, hay varios grupos que están asomando y con ganas de quedarse en la escena del rock nacional.
Las que mencionamos antes están haciendo cosas muy grosas. Cada vez se piensa más en nuevos caminos para presentar un show, la manera de tocar, cómo escribir, qué decir.
Por suerte, nosotros nos sentimos y estamos muy confiados que estamos entre esa ola de bandas emergentes, de cambio de aire y, obviamente, con muchas ganas de hacer nombre e historia en el rock nacional.

Parque Fantasma: Hay bandas que están en el circuito a las cuales admiramos y con las cuales nos sentimos representados más allá de los estilos, como Barco, Bestia Bebé, Diosque, Michael Mike, Los Rusos Hijos de Puta, Viva Elástico y Mi Amigo Invencible, entre otras. Las vamos a ver seguido; de hecho, con varias compartimos escenario y, por suerte, les están yendo muy bien a todas, porque se lo merecen. En esa diversidad, hay sonidos nuevos y una vuelta de rosca a la tradición del rock pop que habíamos perdido un poco. Letras jugadas y mensajes directos, pero también vuelo poético, mucha identidad y reivindicación de lo autóctono, sin dejar de lado la originalidad. Le cantan al amor, al barrio, a la nostalgia y hasta a la suegra. Sin dudas, esta generación ya está haciendo historia o, por lo menos, nosotros lo sentimos así.

Diosque: Creo que Kobra Kai, Las Ligas Menores, Las Sombras y FetZet son algunas. Pero la verdad es que esto es la ley de la selva: cualquier cosa puede pasar. Uno ve apenas lo que nos rodea, que no es poco, pero siempre hay algo más allá de tu alrededor que desconocés y te puede sorprender.


Atrás Hay Truenos: Elegimos cuatro: Mi Amigo Invencible, de Mendoza, que ojalá lleguen a todas las telenovelas pronto. Sus canciones tienen el poder de enamorar y de salirse de cualquier género, son universales. El Mató a un Policía Motorizado, que nos encantaría escucharlos en todas las tandas de los programas de la televisión, en todas las casas y que toquen en un estadio para 20.000 personas y que sus canciones se canten en las canchas. Son la bandera de la nueva era, sus virtudes ya las conocemos todos. Los Espíritus tienen canciones fantásticas, con un imaginario propio y único. Es una gran, gran orquesta, con grandes músicos y dos grandes autores. Y Los Reyes del Falsete hacen una música celestial. Cada vez que los vamos a ver a un recital, te dan ganas automáticamente de agarrar un instrumento y hacer música. Otra de las grandes orquestas de esta era.

Serfers: Tenemos a favor en la Argentina que el gusto es muy variado y eso denota una apertura mental artística que nos permite disfrutar de los diferentes estilos; no estamos cerrados. Sea cual sea el estilo que se desarrolle, siempre habrá receptores. Desearíamos que cada artista grande o chico ocupe su lugar con su propio público y crezca desde ahí, y que se sigan descubriendo nuevos talentos para que la música nacional se transforme en un movimiento en el que todos somos parte, y no en algunos pocos referentes. 




martes, 20 de diciembre de 2016

50 años de rock nacional: habla la nueva guardia (parte 9)

Este mes, Anticasper, Juan Ingaramo, Huevo y Mi Amigo Invencible tienen la palabra y cuentan qué piensan sobre el presente y el futuro de nuestra música.

 
Se va el año en el que el rock nacional cumple sus cinco décadas y, a modo de celebración, cada mes entrevistamos a los más destacados artistas emergentes con el fin de conocer sus ideas y opiniones sobre el estado actual de la nuestra escena musical.
Ya hablaron más de 35 artistas, entre ellos Marilina Bertoldi, Bándalos Chinos, Sambara, Bestia Bebé, Utopians, Surfistas del Sistema, Valle de Muñecas, Indios, Rayos Láser, Octafonic, Científicos del Palo, Barco, Acorazado Potemkin y Támesis, entre muchos otros.
En esta oportunidad, tienen la voz Juan Ingaramo, Julián Baglietto (Huevo), Nicolás Garriga (Anticasper) y Mariano Di Cesare (Mi Amigo Invencible).


Transcurridos 50 años de rock nacional, ¿qué opinión tienen sobre el estado actual de la escena local?
Garriga: Estamos muy contentos con la escena musical nacional actual. Hay varias bandas que seguimos y nos gustan mucho, con una gran trayectoria y con rasgos de identidad, ya sea el caso de Babasónicos, Illya Kuryaki, Massacre, Miranda, Juana Molina o Sig Ragga. Pero también se extraña a Cerati, Spinetta, Pappo o Charly, que son justamente los artistas que tuvieron más pregnancia afuera. Lo positivo es que hay muchísimas bandas actuales que todavía no son muy conocidas pero que, si se sostienen y se la juegan, pueden llegar lejos. Tal vez el desafío esté en poder perdurar, reformularse y crecer a través de los discos. Hay mucha creatividad en las bandas nuevas y muchas promesas. Creo que se necesita tiempo para que esto se legitime en los jóvenes. Quizás el problema está por el lado de la industria y no de la composición y producción. Los grandes festivales y medios de comunicación deberían empezar a mirar mucho más hacia este lado para que esta nueva generación, parte de una escena, pueda reconocerse fuera de la Argentina.

Baglietto: En la actualidad está todo bastante jodido: para un músico, un oficinista, un actor o quien sea. Está todo difícil. Aunque, artísticamente hablando, estamos en un momento muy bueno. Hay muchos artistas que salen a la calle y a la ruta para mostrar lo que hacen,  en su mayoría brillantes. A pesar de que, con Huevo, hacemos bastante la nuestra, se ha ido armado una hermandad en la cual las bandas trabajan con un mismo fin y de la mano, sin importar los estilos o las preferencias musicales.

Di Cesare: Hace ya varios años que venimos agradeciendo el momento que nos toca vivir en relación a la música que nos gusta. Hablando con los chicos en estos últimos días, haciendo un repaso del año, no pudimos dar con un disco internacional favorito y sí con mil álbumes nacionales que estuvimos disfrutando durante este último tiempo. Y un 90 por ciento de esos discos argentinos son de artistas independientes.  La música que nos gusta nos representa, nos habla, nos dice la verdad y no nos quiere vender nada. Es un verdadero acto de generosidad.


Ingaramo: Humildemente, creo que la escena está llena de cosas grosas, como hubo siempre. Lo que se modificó ahora es, básicamente, el dispositivo; lo que a su vez generó un cambio en la forma en la que el público se relaciona con los artistas. Esa redefinición también dejó en jaque a la industria. Quedó como todo raro y uno suele decir que “no hay más bandas grandes”. Pero sí que hay, quizás no como antes, como en los 80, porque ahora lo que cambio es el mundo y la forma de consumir la música.
A nivel artístico veo una fuerza generacional y lo que está pasando es que hay un delay entre industria y músicos. Pero una vez que se los apoye como se debe, como se hacía antes, se va a lograr más fuerza.

¿Se sienten parte de una generación de artistas, de un conjunto de músicos representativo de un momento del país?
Garriga: Seguro. Me parece que esto viene un poco por el lado estético. Después de Cromañón el rock ha tendido a repetirse, por lo que me parece que la expresión de estas nuevas bandas viene por un lado mucho más creativo y rico. Es rock y es pop, pero también hay experimentación sonora, psicodelia, groove y una propuesta fuerte en lo lírico que nos hace parte como jóvenes que crecimos con el rock. Telescopios, Un día perfecto para el pez banana, Valdés, Morbo y Mambo, Barco, Francisca y Los Exploradores, Bándalos Chinos, Los Reyes del Falsete y Las Luces Primeras son algunos con los que nos sentimos dentro de la misma movida.
Baglietto: Tratamos de no pensar mucho en eso. Creemos que este es el comienzo de algo extraordinario. Tenemos en claro que es un camino de laburo y esfuerzo en el cual nos queda mucho por recorrer. Es buenísimo ver que a bandas amigas les está yendo bien y que siguen creando música todos los días.  Está bueno ser fanático de la música que nos han dejado, pero también creemos que no hay que quedarse en la cómoda para crecer. Y que seguir generando música e ideas nuevas es la que va. No solo por nosotros, sino también para los otros.


Di Cesare: Nosotros somos parte de una generación, a full, junto a bocha de bandas más. Unas más escuchadas, otras menos. Nos sentimos pares con quienes compartimos la búsqueda experimental por fuera de lo que quiere el común de la gente. Lo que no quiere decir que no nos gusten los grupos más populares; sólo es una cuestión de actitud y respeto frente al arte. 
Ingaramo: Me siento parte de una generación porque, por default, cada hora es hija de su tiempo y de su tierra, y ese conjunto es el que termina creando un movimiento. Dentro de esa cuestión temporal y espacial, hay más afinidades. Yo, en lo personal, no me identifico con la etiqueta de lo “indie”, ni ideológica ni estéticamente. Quizás ahora, en la segunda mitad de esta década, se erosionó ese género, para mí. ¿Con qué bandas me identifico? Con las de mi sello, Discos del Bosque, y con De la Rivera, Hipnótica, Francisca y Los Exploradores, Indios, Bándalos Chinos y más que estamos muy cerca entre todos, compartiendo la cuestión.

¿Qué bandas nacionales creen que pueden tener un lugar destacado en la escena en los próximos años y por qué?
Garriga: Cualquiera de las bandas que nombré antes podrían estar en lo alto de la escena si se lo proponen. Todas tienen personalidad, identidad, creatividad y un sonido fino. Quizá ya existen algunas que están en una ruta bastante más recta que estas otras, como Los Espíritus, El Mató a un Policía Motorizado, Banda de Turistas o Eruca Sativa.

Baglietto: Hay muchas que nos gustan. No tenemos la bola de cristal y no sabemos ni siquiera que pueda llegar a pasar con nosotros. Muchas ya lo están logrando, pero que se lo merezcan hay miles: Picado Grosso, CDP, Sig Ragga, Sambara, PUM y muchas. A todos los deseamos lo mejor siempre. Estamos tan contentos con Huevo  que no podemos parar de pensar en eso un segundo.

Di Cesare: Es difícil adivinar el futuro, aún cuando el presente es súper impreciso. Lo que si nos animamos a decir es que los mejores discos no están saliendo sólo desde Capital, al contrario. 
Ingaramo: Esto no lo podría responder: habría que preguntárselo a Horangel o Ludovica (Squirru). Creo que les va a ir bien a las bandas que puedan lograr una constancia y resistir este momento de vaciamiento cultural que se está proponiendo desde arriba, sin lugares para tocar, sin festivales públicos y con falta de espacios. El que pueda resistir eso y logre una sustentabilidad para seguir grabando discos va a llegar a tocar donde lo desee. Pero es muy difícil. Podríamos decir que serán las que tengan la fuerza suficiente.



Leer en GeneraciónB.com >>

jueves, 15 de diciembre de 2016

Garbage en Buenos Aires: Canción animal

Sin Butch Vig, pero con una feroz Shirley Manson, la banda revivió todo su rock digital en el Luna Park. 


Ni acto de nostalgia, ni exhibición de vigencia, Garbage pasó por la Argentina como un eco con reverberaciones modernas de aquellos años 90 que los vieron brillar.

Esas guitarras filosas entre ritmos maquinoides y melodías de alta rotación para aquella MTV “alternativa” se adhirieron, desde el magnetismo escénico de Shirley Manson, a causas como #NiUnaMenos, la defensa de la comunidad LGBT, la condena a la violencia y hasta la comprensión por la realidad socioeconómica argentina. “Sabemos que los tickets no son baratos y que las cosas están difíciles acá, así que gracias por estar”, dijo la cantante, que tuvo una noche (sobre)encendida.

Su figura es enorme: lo suficiente para que haya importado tres pitos la ausencia de Butch Vig y la sobria puesta en escena, carente de pantallas y de apenas un enorme telón con la figura de varios leopardos, bichos que han metido la cola en su reciente álbum, Strange Little Birds.

Sonaron cuatro temas de este trabajo que los devolvió al ruedo tras cuatro años: “Blackout”, “Magnetized”, “Night Drive Loneliness” y “Empty”. El resto fueron todas esas canciones animales con las que Garbage definió el rock digital de los 90. Una apertura mostrando colmillos con el trío “Supervixen”, “Paranoid” y “Stupid Girl”, y después zarpazos de pop furioso con los infaltables éxitos “Special”, “VOW”, “Only Happy When It Rains” y “Push It”, dejando sabiamente “Queer” y “Cherry Lips” para el final. 


The Trick Is To Keep Breathing” estuvo dedicado a las víctimas de la violencia de género y, paradójicamente, “Why Do You Love Me” fue soundtrack para una pelea entre el público que motivó un justificado aunque algo exagerado enojo de Manson. “No voy a tolerar esto en mi concierto. El mundo está como está por gente así. ¿No hay seguridad en este lugar? Tranquilizate, no es tan difícil. Si estás enojado, andate a tu casa”, gruñó la vocalista desde el escenario, como para que quedara en claro quién es la feroz dueña de esta hermosa basura de ayer y hoy.


Foto: Mono Gómez